Niños y adolescentes

Las flores de Bach son recomendables en bebés y niños, ya que en ellos también se dan desajustes emocionales, sacando a la luz los rasgos de personalidad de cada uno.
  • Rasgos de personalidad como:
    • Intolerancia a otros
    • Demanda de atención
    • Posesividad
    • Pulcritud y limpieza obsesiva
    • Timidez
    • Volubilidad (cambios de humor)
    • Vergüenza
    • Irritabilidad
    • Perfeccionismo
    • Inquietud excesiva
    • Preocupación por seres queridos
    • Preocupación por responsabilidades
    • Sumisión
    • Inseguridad
    • Distracción
    • Impaciencia
    • Indecisión
    • Temor
    • Nerviosismo
    • Desobediencia
    • Orgullo y aislamiento
    • Indiferencia
    • Culpabilidad
    • Inflexibilidad y rigidez (de pensamiento o adaptación a cambios)

  • En niños, en casos de:
    • Dificultad para defenderse
    • Cambios de domicilio, escuela, etc
    • Rupturas afectivas (separación de los padres; deceso de algún familiar)
    • Hiperexcitación
    • Falta de atención
    • Angustia en tiempo de exámenes
    • Melancolía por la separación de un ser querido
    • Problemas del sueño
    • Conductas obsesivas o tics
    • Agresividad o ataques de cólera (berrinches)
    • Desinterés
    • Accidentes frecuentes
    • Inferioridad por fracaso escolar
    • Timidez
    • Hipersensibilidad
    • Ansiedad
    • Apego excesivo

  • En adolescentes:
    • Inseguridad
    • Estrés en épocas de exámenes
    • Distracción
    • Fracaso escolar (cuando hay…)
    • Adicciones
    • Confusión
    • Ansiedad
    • Agresividad
    • Rebeldía
    • Depresión
    • Desesperación
    • Desesperanza
    • Apatía
    • Pérdida de fe y pérdida de sentido (vocación) o de dirección en la vida